Un clasico, los pejes de Chascomus

Informacion

Volver a tener pejerreyes en el corredor de Ruta 2 es, sencillamente, una bendición. El triángulo de laguna cercanas y populares comprendido por los espejos Chis Chís, El Burro y Chascomús vuelve a mostrar una notable recuperación fruto de la siembra efectuada por la Estación Hidrobiológica Chascomús. Y por ello, con la excusa de relevar el ámbito unos días antes del 6to Concurso Chascomús Capital del Pejerrey.

Alistando la embarcación para comenzar la jornada en el embarcadero del Club Regatas de Chascomús.

Son escasos 120 km por autopista Buenos Aires La Plata y luego Autovía 2 hasta la ciudad, y de allí nos dirigimos al Club de Regatas, escenario del concurso y lugar apto para bajar lanchas particulares en rampa o pluma. Allí nos esperaba Ramiro Rufrancos, uno de los miembros destacados del grupo Pescadores de Chascomús, que cuida permanentemente el espejo de redes furtivas. Y también uno de los organizadores del certamen que se llevará a cabo el 25 de mayo, en la modalidad pesca en kayak o lancha, de 9 a 13 hs.

Vaciamos en dos baldes porta carnada Panaro las bolsas de excelentes mojarras que llevamos del local de Power Fishing Olivos y nos largamos a garetear por el medio de la laguna en la lancha de Rufrancos. Un detalle: sabiendo que hay mucho chiquitaje para devolución y tratando de evitar que los chicuelos viniesen tragados, elegimos un tamaño de mojarras similar a las usadas en el Río de la Plata, hecho que nos resultó muy útil para sacar estos pescaditos voraces de la boca y facilitar su regreso a la laguna. Es sumamente útil contar con un aireador para mantenerlas  vivas ya que a laguna planchada la movilidad de las mojarras marca la diferencia.

Wilmar Merino, Staff de Power Fishing, y un hermoso ejemplar de pejerrey de la laguna de ChascomúsPero hubo un beneficio colateral, atento al refrán que dice “carnada grande tienta a pez grande”: logramos un par de piezas de 35 cm y un matungo de 42, que se tentó con el mojarrón que remataba mi boyita tramposa. Este tamaño de ejemplares nos sorprendió gratamente, pues es un signo de buena salud de una laguna reflejar la existencia de todos los tamaños.

Como dijimos, basta ir a media laguna y dejarse garetear regulando la deriva con un peso muerto para ir cobrando fácilmente pejes de 20 a 30 cm. en abundancia. Sólo cambiamos de lugar en un par de oportunidades, pero el resultado fue similar, comprobando que en todo el ámbito -especialmente si el agua está rizada por el viento- el pique abunda. Los grandes, los cobramos a la altura del muelle municipal, unos 500 metros adentro de la laguna.

En cada ámbito que visito me gusta ir variando aparejos hasta dar con el indicado. No fue ésta la excepción y así arranque con mi línea de boyas Cribal modelo 228 armadas en Power Fishing, mientras mi compañero usó una línea con boyas Cribal 220. En un momneto de la jornada, con el pique cerca del bote, casos, rindió muy bien el uso de la bigotera palito Cribal, aunque al final de la jornada se impuesieron las boyas redondas, con una pequeña yo-yo tramposa.

Otro punto clave pasa por el uso de un buen multifilamento. En este caso testeamos el Sufix Pejerrey que se portó de maravillas por resistencia y flotabilidad. Y en lo que respecta a cañas y reeles, use un combo Shimano compuesto por caña Sojurn y reel Sienna 2500 mientras que mi compañero usó una Tech Sensitive 410 -verdadera plumita que permite disfrutar al mango esta pesca de pejes medianitos- con un Shimano Syncopate 2500.

Power Fishing testeando la laguna de Chascomús antes del 6to ConcursoOtro detalle importante fue el largo de brazoladas: pescamos bien arriba a solo 15  a 20 cm, rematando las mismas con anzuelos Mustad 277 E y F número 2. Como comentamos, encarnamos en los mismo una mojarra de Power Fishing bien grande, o bien dos medianas, una enhebrada tres veces y la otra apenas enhebrada de la cola para que le de movilidad a la brazolada.

En conclusión, Chascomús nos sorprendió gratamente por la abundancia de pejerreyes pese a ser un ámbito con tanta presión de pesca. Evidentemente, en la la siembra permanente está el futuro de muchos ámbitos bonaerenses. Pero no por ello vamos a seguir insistiendo en apelar a la conciencia de cada pescador, para que se respete el cupo de 25 pejerreyes de 25 cm que es la cuota permitida en la laguna. Así las cosas, cerquita y con los mejores servicios, Chascomús es una invitación permanente al miniturismo y la buena pesca.

Por: Wilmar Merino